Datos personales

Mi foto
Actualmente, estudio Administración en la USIL, terminé el Británico en el verano '09. Este blog viene a ser mi mejor forma de desahogar lo que siento y no suelo expresar, además representa la oportunidad de poder conocerme mejor.

jueves, 8 de marzo de 2012

So Scared

Es una mezcla de sentimientos lo que inunda mi alma, mi ser. No entiendo las contradicciones de sentimientos en las que puede entrar mi corazón, YO!. Si me siento tan segura a su lado, pero tan insegura cuando estoy lejos de él.

Parece ser que puedo estar relativamente levitando del amor que siento, pero en un segundo ALGO pasa que me hace aterrizar bruscamente en TIERRA, sin poder evitar que el aterrizaje sea doloroso y empiece a sentir poco a poco cómo me innunda el dolor, la desesperación, la inseguridad, las dudas y no puedo evitarlo. 

Es una lucha interna la que se desata en ese momento y recorre todo mi ser, no encuentro la manera de controlarlo, sólo siento que poco a poco este sentimiento se va apoderando de mi, la garganta se hace un nudo, JA! Antes no conocía esa sensación, no entendía cuando decían que se les hacía un nudo en la garganta y es que quizás JAMÁS me había importado tanto alguien, para que yo pueda conocer su significado. Y sí, es verdad, sientes como la garganta se te enreda más y más, es cómo si la estuvieran presionando, haciendo un nudo cada vez más fuerte que hasta complica la respiración.

Acto seguido o paralelo, hay una sensación fuerte en el corazón, es como si de repente se abriera un gran agujero y yo sin más fuerzas por levantarme, siento como esta sensación quiere controlarme. Para esto, las lágrimas ya se hicieron presente desde hace minutos, y es que aunque quiera evitarlo, no puedo. Quisiera jamás llorar, jamás derramar una lágrima y sobre todo que absolutamente nadie me vea.

Lejos de él me siento tan vulnerable, tan débil, y cerca a él no puedo imaginar la vida sin él en ella. Empiezo a recordar todos nuestros planes, sueños, y cuando parece que empiezo a mejorar, ese ALGO que me hizo caer hace un rato, vuelve a mi mente y es que me hace dudar de tus palabras, me siento tan débil, porque empiezo a dudar de cada promesa que me has hecho, me siento tan insegura, vulnerable.

Sin embargo, tan sólo necesitaría decirle todo lo que siento, pero es que me cuesta tanto expresar lo que siento, y sobre todo, hacerlo sin derramar lágrimas, y no quiero que me vea así, pero así soy. Abrir mis sentimientos, decir lo que siento, hablar sobre ellos, desahogarme, implica ello, al menos para mí.

Si tan sólo supiera que lo único que necesito es un abrazo, sentirme cerca de él, sentirme segura con él, y lo último que necesito es que me aparte de su lado.

Puedo ser tan dependiente y él tan independiente, parece ser que él siempre se sintiera libre, hasta incluso, más aquellas veces que no está conmigo. En cambio yo, me siento libre cuando estoy con él.

Me lleno de miedo, miedo a perderte, pero tampoco quiero retenerte a mi lado si no lo deseas, pero tampoco soy capaz de decirle que sea libre, que tome sus decisiones, no puedo, porque a mí también me afectan, aunque intente evitarlo.

Si pienso en una vida a su lado, quisiera que ésta sea para siempre, todos mis planes, mi mundo giran a su alrededor y es que al menos yo, no necesito nada ni nadie para sentirme completa, más que a él.

Me sorprende la facilidad para cambiar todo en un segundo, y todo porque vi ALGO que no debí ver, Sí, pero tampoco, ese ALGO, debió existir.

Y ahora, soy incapaz de enfrentarlo.

Pero, definitivamente, IT HURTS.

lunes, 5 de septiembre de 2011

Dos minutos, Muchos latidos...

Llegada la noche, y después de haberte visto, me llena este sentimiento en el que doy gracias a Dios por haberte puesto en mi vida, por haberte cruzado en mi camino y por haberme abierto los ojos para darme cuenta que tenía al amor de mi vida frente a mí.


Aquel amigo con el que solía pasar días hablando, al cual muchas veces le jugaba bromas, aquel amigo con el que jamás hubiera imaginado tener algo tan cercano, con el cual me podía desahogar y hasta confiar mis gustos por otros chicos, aquel amigo que sigue siendo mi amigo, pero también mi vida.

Me refugio en esta fría noche de invierno, en donde el único ruido proviene de los carros pasar en lluvia y de las teclas que doy, pero es una de las tantas noches en las que disfruto de recordar cada momento que vivo con él, en pensar qué será mi vida futura a su lado y de la felicidad que me invade cada día desde que es parte de mi vida. Tanta felicidad me parece muchas veces increíble y hasta me da miedo perderla, me nace el miedo de que esto acabe algún día, o peor aún que se agote por parte de alguno de los dos el amor que cada uno tiene por el otro. Pero inmediatamente con el recuerdo de cada segundo que lo miro a los ojos y ver tanto amor por mí y yo sabiendo que teniéndolo frente a mí, simplemente me derrito ante su mirada y es que confirmo que estoy realmente enamorada, que no es un sentimiento cualquiera y que por más dudas o en todo caso inseguridades y miedos que muchas veces pueda cruzarse por mi cabeza, sé que debo disfrutar los momentos felices a su lado y luchar porque cada momento sea eterno. Pues, verlo a los ojos es maravilloso, poder acariciar su cara, darle un tierno beso en la frente, la experiencia es única e imborrable.


Aquellos recuerdos me mantienen soñando diariamente, y me mantienen despierta, disfrutando de tanta dicha y es que hasta siento mi corazón saltar de felicidad cada vez que lo veo y cuando no lo tengo cerca físicamente, de mi mente jamás se despega y cada latido se lo dedico a él.


Amo aquel 22 de abril, aquella noche de cine, en la que yo si sabía que el momento sería definitivo para confirmar sus sentimientos y descubrir los míos hacia él, jamás hubiera imaginado que el sentimiento hubiera sido tal, que me mantuvo ilusionada, pensando en el día en el cual por fin podría besarlo tiernamente, tomarlo de la mano y reconocerlo como mi amor.


Aquel día llegó el 26 de Abril, de nuestro primer beso, de mi corazón queriendo salir de tanto latir, de sus detalles, de simplemente olvidar el tiempo y dejar de lado todo mi entorno para sólo tener mi atención en él.
Y es que amo cada día contigo, cada segundo contigo porque simplemente, te amo Gustavo Javier Castro Zapata.
Puedo estar totalmente agradecida con tu familia por tanta dicha y por los momentos compartidos, pero sobre todo por haber creado a un ser tan valioso y lleno de metas y buenas intenciones como tú.
Termino de escribir, sin detenerme a pensar en la próxima palabra que tipearé, pues desde ahora, todo se trata de ti y el que escribe es mi corazón.

miércoles, 20 de abril de 2011

Dime si es sutil pensarte..

Dime el orden en el que debo poner mis palabras para expresar todo lo que siento por ti.
Dime qué debo hacer para sacar este dolor que cada vez se apodera más de mí.
Dime cómo llegaste a ser parte de mis días y mis noches y hasta de cada uno de mis sueños.
Dime cómo puedo olvidarte, sino consigo dejar de pensar en ti ni un segundo.
Dime cómo dejar de soñar contigo si es que no necesito estar dormida para hacerlo.
Dime cómo alejarte de mí si te encuentras en cada parte de mi ser.
Dime cómo actuar contigo.
Dime cómo mirarte sin contener las palabras.
Dime cómo abrazarte.
Dime cómo te hago entender que lo que siento por ti es más fuerte que yo.
Dime cómo confesarme ante ti y abrirte mi corazón y sentimientos por completo.
Dime cómo confiar plenamente en ti.
Dime cómo dejar los celos a un lado y dedicarme sólo a amarte.
Dime cómo dejo de dedicarte estas líneas.
Dime cómo arrancarte de mi corazón si éste no quiere soltarte.
Dime qué hacer contigo, dime qué hacer conmigo.
Dime qué hacer con lo que sentimos.
Dime cómo puedo saber si fracasaremos o si todo lo contrario tendremos éxito.
Dime cómo dejar de matarme con cada canción que escucho y que me recuerdan a ti.
Dime qué hacer.
Dime que me quieres.
Dime que sientes lo mismo por mí.
Dime que aún no todo está perdido.
Dime que aún tenemos esperanza.
Dime cómo ponerle fin a todo esto si me niego a dejarte ir.
Dime cómo dejar de extrañarte aún estando a mi lado.
Dime cómo contener las lágrimas por miedo a perderte.
Dime qué hacer para darte fortaleza y valor para expresar tus sentimientos.

Dime …
Sabes? Mejor no digas nada, Guarda silencio, Sólo actúa y sigue tus sentimientos.
Abrázame, Tómame de la mano y JAMÁS me dejes ir.



viernes, 23 de julio de 2010

Thanks for your support.

Hace tiempo que escribo y me parece injusto no haber dedicado un post para aquel ser que me mantiene viva y que sobre todo me da las fuerzas para seguir adelante y soportar lo que venga. Cada vez que te busco, cada vez que te pido ayuda ahí estás y por ello, estoy infinitamente agradecida.

Es hora de dedicar mi post a DIOS. Tú eres mi fuerza, eres mi soporte día a día, eres el que me da ánimos para seguir. Yo sé que no soy santa, sé que muchas veces te hago daño con mis actitudes llámense pecados, pero tú siempre estás ahí.

No pretendo explicar a los demás el porqué creo en ti. Yo creo en ti y punto. No permitiré que nadie cuestione mi fe y respetaré la de los demás como quiero que respeten la mía. Quizás habrán muchas preguntas que tendré que enfrentar y quizás no sepa responder a todas, pero mi base siempre serás tú y así seré feliz.

Puedo decir que te conozco, y cómo decir lo contrario. He ido a dos retiros en mi vida y a muchas jornadas durante mi etapa escolar. Nací en un hogar católico y me encuentro agradecida por ello, además siempre agradeceré a mis padres por haberme permitido seguir mi educación en un colegio religioso, el cual siempre recordaré con cariño y sobre todo con gratitud porque pasé los mejores años de mi vida en mi alma mater.

Yo sé que cuando ingresé al Colegio Santa Rosa, me sentí tan cómoda y feliz entre monjas que guiaban mi aprendizaje, que me hizo soñar con, algún día, formar parte de ellas. Recuerdo a la Madre Angelito con el recorte de periódico en donde había salido publicado mi dibujo en el cual yo expresaba mi deseo por ser monja.

Al llegar a Sexto Grado cambié de decisión, la verdad no recuerdo el porqué de mi cambio. Pero entendí que aunque no te pueda servir como monja, puedo hacerlo como laico. Mi religión es la Católica y lo seré hasta el último día de mi vida, jamás dudaré de ello. No puedo hacerlo, si cada día me demuestras que estás conmigo y que me apoyas y calmas cuando más lo necesito. Aquellas veces, cuando siento que estoy sola y que no cuento con nadie, me recuerdas que cuento con mi familia y sobre todo CONTIGO.

Gracias por siempre apoyarme, gracias por no dejarme jamás sola. TE AMO Y NO ME AVERGÜENZA DECIRLO. Sé que muchas personas no compartirán mi FE, pero no necesito que lo hagan para seguirte por siempre.

Les dejo dos videos. Uno se llama Huellas en la Arena y otro Vida de Luis Enrique Ascoy. El Primer Video, se debe a una tarjeta que alguna vez una persona especial me entregó y que cambió mi forma de ver la vida y sobre todo me ayudó a salir adelante. El segundo video es la canción de mi retiro de Confirma. Enjoy!

jueves, 22 de julio de 2010

Prometo dejarte, pero no prometo olvidarte.

Hay algo que aún no he podido superar, a pesar que ya desde hace casi un año yo misma te haya dejado ir.

Fue una situación que salió de mi control y que me deja con mucho resentimiento hasta ahora. Sin embargo, yo sé que gran parte de la culpa fue mía. Fue mi responsabilidad haber hecho comentarios que muy tarde, me di cuenta que no debí haberlos hecho.

Tendré que seguir soportando que las personas me sigan juzgando por lo errores que en el pasado cometí, a pesar que esas personas puedan ser, a veces, muy cercanas y a pesar que en ocasiones sus actitudes me hagan sentir mal. Son las consecuencias de mis errores.

Sé que seré fuerte y podré soportarlo todo, pero no estoy segura de poder olvidar lo que alguna vez pasamos. No puedo olvidar que alguna vez yo prometí ser tu amiga, ayudarte siempre y a la hora que sea. Siempre es difícil decir adiós, aunque aquella vez, no hubo oportunidad de hablar las cosas y dejarlas claras, creo que por eso siempre, de alguna forma, no podré dejarte ir del todo, ya que te mantendré en el recuerdo y con la rabia de no haber hecho nada para evitar que te vayas y sobre todo, el tiempo alimenta la rabia hacia aquellas personas que propiciaron aquellos malentendidos.

No sabes la falta que me haces, pero acepto mi error. Acepto que no hayas querido ser más mi amiga, acepto que hayas querido alejarte de mi entorno por las malas decisiones que tomé en el pasado, decisiones que ahora debo asumir.

Aunque trate de ocultar que esto aún me duele, muchas personas saben que la pena la llevo por dentro. El problema es que muchas personas no entienden porque se me hace tan difícil superarlo y quizás tú misma no lo entenderías. Pero es que no entienden el significado que mis amigos tienen en mi vida. Para mí, mi familia y mis amigos siempre han sido lo primero. Y por ello, tienen mucha importancia en mi vida. No se me hace fácil borrar tantos momentos que pasamos juntas ni aceptar que ya no puedo contar contigo y peor aún, no se me hace fácil tener que decir adiós una vez más.

lunes, 19 de julio de 2010

Discurso sobre la Solidaridad

Recordemos las famosas frases “la unión hace la fuerza”, “uno para todos y todos para uno”. Estas y otras frases nos hablan de un valor muy importante, algunas veces olvidado, la solidaridad.

Cuando dos o más personas se unen y colaboran mutuamente para conseguir un fin común, hablamos de solidaridad. La solidaridad es un valor de gran trascendencia para el género humano; pues gracias a ella no sólo ha alcanzado los más altos grados de civilización y desarrollo tecnológico a lo largo de su historia, sino que ha logrado sobrevivir y salir adelante luego de los más terribles desastres (guerras, pestes, incendios, terremotos, inundaciones, etc.) Es tan grande el poder de la solidaridad que, cuando la ponemos en práctica, nos hacemos inmensamente fuertes y podemos asumir sin temor los más grandes desafíos, al tiempo que resistimos con firmeza los embates de la adversidad.

La solidaridad, cuando persigue una causa noble y justa (porque los hombres también se pueden unir para hacer daño), cambia el mundo, lo hace mejor, más habitable y más digno.

El ser humano es un ser social: necesita de otros y los otros necesitan de él. Con esto, ¿quién puede negar la necesidad inmediata de la solidaridad verdadera en todos los hombres? Ya sean jurídicos, ya sean filosóficos, ya sean morales los argumentos que se esgriman a favor de ella, cualquier hombre que acepte a la justicia como la constante y perpetua disposición de dar a cada quien lo que por derecho le corresponde sabrá, por lo mismo, observar en la solidaridad una verdadera exigencia de la justicia misma y un llamado urgente de caridad universal.

Finalmente, quiero terminar mi intervención con la siguiente frase:

“Los vencedores no son aquellos que están siempre aferrados a sus bienes ni los que pasan la vida rezando con las cuentas secas del deber; son aquellos que aman porque viven y vencen de veras porque de veras se dan; los que aceptan el dolor con toda su alma y con toda su alma separan el dolor; los que crean porque conocen el secreto de la única alegría, que es el secreto del desprendimiento”.

Gracias.

No es que piense en hacer una reflexión sobre los valores tan necesarios en el mundo y que de la Gratitud con mi anterior post me pase a la Solidaridad. Este post se debe a la reciente recuperación de uno de mis discursos que recuerdo salí a exponer cuando estaba en el Cole, en mi último año, en el que se buscaba que los alumnos perdieran el temor a salir a hablar en público. Es así que cada Lunes, en la formación, un alumno era encargado de preparar un discurso en el que, a su vez, pueda hacer reflexionar a los demás sobre un valor específico. Aquella vez que me tocó representar a mi salón y dar el ejemplo por ser Alcaldesa Escolar 2006, elegí un valor que me parece uno de los más importantes para tratar de construir un mundo más sano.