Datos personales

Mi foto
Este blog viene a ser mi mejor forma de desahogar lo que siento y no suelo expresar, además representa la oportunidad de poder conocerme mejor.

jueves, 22 de julio de 2010

Prometo dejarte, pero no prometo olvidarte.

Hay algo que aún no he podido superar, a pesar que ya desde hace casi un año yo misma te haya dejado ir.

Fue una situación que salió de mi control y que me deja con mucho resentimiento hasta ahora. Sin embargo, yo sé que gran parte de la culpa fue mía. Fue mi responsabilidad haber hecho comentarios que muy tarde, me di cuenta que no debí haberlos hecho.

Tendré que seguir soportando que las personas me sigan juzgando por lo errores que en el pasado cometí, a pesar que esas personas puedan ser, a veces, muy cercanas y a pesar que en ocasiones sus actitudes me hagan sentir mal. Son las consecuencias de mis errores.

Sé que seré fuerte y podré soportarlo todo, pero no estoy segura de poder olvidar lo que alguna vez pasamos. No puedo olvidar que alguna vez yo prometí ser tu amiga, ayudarte siempre y a la hora que sea. Siempre es difícil decir adiós, aunque aquella vez, no hubo oportunidad de hablar las cosas y dejarlas claras, creo que por eso siempre, de alguna forma, no podré dejarte ir del todo, ya que te mantendré en el recuerdo y con la rabia de no haber hecho nada para evitar que te vayas y sobre todo, el tiempo alimenta la rabia hacia aquellas personas que propiciaron aquellos malentendidos.

No sabes la falta que me haces, pero acepto mi error. Acepto que no hayas querido ser más mi amiga, acepto que hayas querido alejarte de mi entorno por las malas decisiones que tomé en el pasado, decisiones que ahora debo asumir.

Aunque trate de ocultar que esto aún me duele, muchas personas saben que la pena la llevo por dentro. El problema es que muchas personas no entienden porque se me hace tan difícil superarlo y quizás tú misma no lo entenderías. Pero es que no entienden el significado que mis amigos tienen en mi vida. Para mí, mi familia y mis amigos siempre han sido lo primero. Y por ello, tienen mucha importancia en mi vida. No se me hace fácil borrar tantos momentos que pasamos juntas ni aceptar que ya no puedo contar contigo y peor aún, no se me hace fácil tener que decir adiós una vez más.